Menú Principal
25 de junio de 2019

«Año Nuevo Mapuche»: Rogativa por la no violencia en comunidades

Este 24 de junio se dio la bienvenida a un nuevo ciclo con rogativas encabezadas por una machi. Además, se conversó sobre mecanismos para abordar la violencia en las comunidades.

No hubo necesidad de hacer una rogativa especial para que cayera un poco de agua. La lluvia estuvo presente de principio a fin en la ceremonia de bienvenida del «Año Nuevo Mapuche», el We Tripantu como se le conoce entre las comunidades.

Comenzó pasadas las 10 y media de la mañana, en una ruca ubicada justo al lado de la carretera que une Temuco con la costa de La Araucanía. Allí, la Comunidad Molco-Cautín oficiaba de anfitriona.

Entre los invitados estuvieron la Directora Nacional (S) del SernamEG, Carolina Plaza Guzmán; la seremi de la Mujer y la Equidad de Género de la Araucanía, Sara Suazo Suazo; la directora regional del SernamEG, Sara Guzmán Herrera; y el alcalde de Padre Las Casa, Juan Eduardo Delgado.

«Es un privilegio haber celebrado la llegada del nuevo año en este lugar, tan místico y lleno de historia para el pueblo mapuche», aseguró la máxima autoridad del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género.

El ritual también incluyó a 20 mujeres mapuche emprendedoras, pertenecientes a distintas comunidades dentro de la región, quienes además de pedir por la purificación y renovación de la tierra, participaron de un conversatorio sobre oportunidad de emprendimiento, y lo más importante, cómo abordar la violencia de género.

«Hablamos sobre cómo educar a los niños y jóvenes para fomentar el respeto entre hombres y mujeres, y así cortar el círculo de la violencia, pero sin pasar a llevar las tradiciones que tienen como etnia», enfatizó Carolina Plaza Guzmán.

Asimismo, las autoridades presentes se comprometieron a buscar alternativas de atención a mujeres víctimas. En ese sentido, cobra fuerza la implementación de un «SernamEG Móvil», con participación de especialistas de distintas áreas y que pueda llevar la atención a lugares alejados de la región. De esta manera, se podrían atender más casos de agresiones sobre todo en las comunidades indígenas.